Chile prohíbe inversiones de Perú y Bolivia

0
470
Peruanos solo pueden invertir en determinadas áreas de la ciudad de Arica.

Los peruanos están prohibidos de adquirir o arrendar propiedades en territorio chileno hasta una distancia de 300 Km. de terrenos adyacentes a la línea de frontera de 169 Km. de largo frontera, que se extiende desde oeste a este y excepcionalmente pueden adquirir o arrendar inmuebles con fines comerciales, solo en determinadas áreas localizadas en el casco urbano de Arica, sustentó el historiador tacneño Efraín Choque Alanoca.

Las autoridades chilenas, agregó Choque, con la complacencia de autoridades de Tacna, han difundido que estas inversiones peruanas en el casco urbano de Arica, son una prueba de la tolerancia de inversiones peruanas en la zona de frontera chilena, lo cual no se ajusta a la verdad, porque se trata de excepciones y la prohibición se mantiene irrestricta.

Choque advierte que los gobiernos chilenos, desde Domingo Santa María, en que se consumó la invasión militar contra Perú y Bolivia, hasta la actual presidenta Michele Bachelet, han impuesto una legislación de hierro para impedir la presencia peruana y boliviana en la zona adyacente de frontera.

Excepción de ley
El dispositivo determinante, dijo, es el Decreto con Fuerza de Ley Nº 4, de 1967, por el cual los peruanos y bolivianos no pueden adquirir tierras hasta Pozo Almonte (al sur de Tarapacá), es decir a unos 300 Km, al sur de la frontera norte de ese país
Esta norma, precisa Choque, fue reformada por el Art. 19 de la Ley Nº 19.420, del 11 de setiembre del 2001, para facilitar inversiones de peruanos y bolivianas, y exceptuó de la prohibición a algunas áreas de la comuna de Arica que aparecen en Plan Regulador de la ciudad, entre ellos el parque industrial de Chacalluta, que no representan ni el 2% por ciento de todo el territorio prohibido de 300 Km. que va desde Arica hasta el sur de Tarapacá.

Reciprocidad
El administrador tacneño Enriko Nalvarte sostiene que la venta de territorios a empresas chilenas es improcedente porque lo manda la Constitución y el principio de reciprocidad que debe existir entre ambos países.